«

»

Sesión 14. Club ARTEMISA: “La balada del café triste” de Carson Mccullers

En la próxima sesión del club, el lunes 29 de mayo,  a las 11 h., comentaremos el libro de Carson Mccullers, La balada del café triste.

Carson Mccullers

Ante todo, el amor es una experiencia compartida por dos personas, pero esto no quiere decir que la experiencia sea la misma para las dos personas interesadas. Hay el amante y el amado, pero estos dos proceden de regiones distintas. Muchas veces la persona amada es sólo un estímulo para todo el amor dormido que se ha ido acumulando desde hace tiempo en el corazón del amante. 

(En La balada del café triste)

 

 

Carson Mccullers (1917-1967) Desde niña tuvo que lidiar con graves problemas de salud e, inicialmente, quería ser un prodigio del piano, por lo que sus padres la enviaron desde su Georgia natal a Nueva York en 1934, para iniciar estudios en la prestigiosa escuela de Juliard. Pero una vez en la Gran Manzana, dejó el solfeo y las teclas para concentrarse en su gran pasión, la escritura, un cambio de rumbo que daría sus frutos poco después. En 1936, con 19 años, publicó su primer relato, Wunderkind, en la revista Story, y en 1940 salió el libro que la catapultaría a la fama: El corazón es un cazador solitario.

Pese a que su carrera profesional estaba despegando, su vida personal no iba por el mismo camino, ya que la escritora se separó poco después de su marido, Reeves McCullers, con el que se casó en 1937 pero con el que mantenía una turbulenta relación, en buena parte por los celos profesionales de él hacia su exitosa esposa.

La autora decidió entonces mudarse a la conocida February House (Casa de Febrero), como la bautizó Anais Nin, una residencia en Brooklyn donde se reunía un selecto grupo de artistas e intelectuales. En esa misma época, publicó Reflejos de un ojo dorado. En 1943 publicó La balada del café triste,  En 1945 se volvió a casar con Reeves McCullers, con el que había seguido manteniendo una relación cercana, y después publicó Frankie y la boda, otro de sus éxitos, que fue llevado tanto al teatro como al cine.

Una de las épocas más oscuras y trágicas de su vida comenzó con el suicidio en París en 1953 de su pareja, tras lo que cual se agravaron sus constantes problemas de salud, que dejaron parte de su cuerpo paralizado y que la forzaron a someterse a varias operaciones. Finalmente, y sin acumular grandes novelas en sus últimos años, murió en 1967 en Nyack (Nueva York), a los 50 años, tras más de un mes en coma después de sufrir un infarto cerebral. (Información tomada de El corazón solitario de Carson Mccullers sigue latiendo)

La balada del café triste: bajo el título de uno de ellos, La balada del café triste, se agrupan en este libro siete relatos: La balada del café triste, Wunderkind,El jockey, Madame Zilensky y el rey de Finlandia, El transeúnte, Dilema doméstico, Un árbol. Una roca. Una nube. Cada uno de ellos es un pequeño microcosmos de la temática recurrente de Carson Mccullers: la soledad, el aislamiento yuxtapuestos con el amor y la importancia de las relaciones triangulares insostenibles.

Más información:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>